El reconocimiento de la música latina en debate tras la gala de los Grammys 2024

Tras la gala de los Grammy se está generando un gran debate sobre uno de los grandes temas de actualidad en la Industria Musical Mundial: El crecimiento de la música latina y con ella, su análisis social, su representación y su consideración global.

El año pasado ya vivimos un suceso que despertó aires de cambio en este evento de renombre: “Un Verano Sin Ti” de Bad Bunny se convirtió en el primer álbum en español de la historia de la Academia en estar nominado a la categoría general álbum del añoAunque no fue ganador (el premio fue para Harry Styles por su álbum “Harry’s House”) el hecho de que un proyecto completamente en español estuviera nominado a una categoría tan importante se percibió como una nueva ruta para estos premios estadounidenses.

No obstante, se palpa la decepción al comprobar que este año, a pesar de tener artistas que han tenido una trayectoria prácticamente excelente a lo largo de 2023, no se ha dado el mismo suceso y nos hemos encontrado con que ningún artista latino ha sido nominado a las cuatro categorías más señaladas de los Grammy: mejor álbum, grabación, canción o artista nuevo.

Es más, para muchos fue una sorpresa que un artista como Peso Pluma, quien ha tenido un crecimiento exponencial muy llamativo a lo largo del año no estuviera nominado a mejor artista nuevo (llegó a alcanzar el Top 1 Mundial en Spotify con su canción junto a Eslabon Armado “Ella Baila Sola”, superando “Flowers” de Miley Cyrus). El prestigioso medio Rolling Stone no ha tenido tapujos en opinar y considera que “al dejarlo fuera de los premios en las categorías generales, no solo están desairando a un artista, sino descartando toda una ola de nuevos talentos que está cambiando el escenario musical”.

Aún así, los Grammys sí se hicieron eco de su éxito nombrándole ganador con su disco “Génesis” de la categoría Mejor Álbum Regional Mexicano, un género que, según el reporte de 2023 del  informe Luminate, ha sido la revelación del año con un aumento del 60% en los streams en EE.UU de este estilo. La música latina sigue expandiéndose a nuevos oyentes, solo que, gracias a artistas reveladores como Peso Pluma, este crecimiento ha sido a través de otros géneros más allá de la música urbana.

Peso Pluma ganó el Grammy a la categoría Mejor Álbum Regional Mexicano con su disco "Génesis"

Y es que, al final, es la audiencia la que determina la próxima dirección de la industria. En los últimos años, hemos visto cómo talentos latinos han emergido y se han posicionado entre los artistas más escuchados de Spotify. Ejemplos de ello son J Balvin alcanzando la cuarta posición global en 2018 y Bad Bunny la quinta en 2019. Un año después, ambos cantantes ascendían a los primeros puestos de la lista, demostrando la influencia cada vez mayor de la música proveniente de latinoamérica.

El informe de Luminate es el que nos indica, con datos, como este aumento de audiencia ha persistido hasta el año pasado: el número de oyentes no hispanohablantes en Estados Unidos que disfrutan de la música en español se duplicó en comparación con el año 2021 (8.1% respecto a 4.3%).

Se nos olvida, muchas veces, que la mayor representación de la música latina son sus propios artistas. Lo pudimos comprobar en el desfile de Louis Vuitton Men’s FW de 2023, donde Rosalía no solo hizo una presentación con algunas de sus canciones en español, sino que además prestó espacio para otros tipos de géneros dentro del idioma, como fue el flamenco (Bulerías de la Perla – Camarón De La Isla) o el dembow (AIO – Angel Dior), este último siendo un estilo que nace en República Dominicana y que ahora está comenzando a extenderse hacia otros territorios.

Este hecho coincide precisamente con los datos sobre hábitos de consumo de las nuevas generaciones. Según el informe de Luminate de este mismo año, el 63% de la Generación Z y el 65% de los Millennials coinciden en que ‘escuchan nueva música para experimentar nuevas culturas y perspectivas’. Un hecho que no hace más que eliminar fronteras y abrir un abanico de nuevas posibilidades a cualquier artista, independientemente del género o lenguaje que utilice en sus obras.

Por todo esto, aunque este año se haya sentido una falta de esencia latina al compararla con la gala anterior, donde presenciamos a Taylor Swift bailando llena de energía mientras Bad Bunny inauguraba la 65º edición de los Grammys, si observamos en perspectiva es innegable que la música latina sigue creciendo, en diferentes formas y contextos gracias a sus artistas y a su audiencia, que culminará en una ampliación del espacio de reconocimiento para sus representantes, sonidos y cultura.

Compartir: